Home / Promos / Protege y cuida tu piel del frío
en Promos

Protege y cuida tu piel del frío

El invierno afecta a todo nuestro organismo, y también a la piel. En estos días al salir de casa, con el abrigo y la bufanda ¿sufres rojeces, deshidratación en los labios y en la nariz y piel reseca en tus manos y pies? Tranquilos porque todo tiene solución. En los meses más fríos, se debe vigilar, hidratar y proteger más la piel para disminuir los daños y evitar acelerar el envejecimiento. 

¿Por qué nuestra piel sufre especialmente en invierno?

La respuesta es sencilla. El frío reseca agotando las reservas de agua de la piel. También genera alteraciones en la regulación de la temperatura, ya que el sistema cutáneo debe hacer un esfuerzo extra para mantener la temperatura corporal y a menudo se enrojece e incluso cae en irritaciones.

Además, el frío baja las defensas del sistema inmune incorporado a la epidermis que la protege justamente de las agresiones externas.

¿Qué cuidados son recomendables?

De entrada, es esencial mantener una buena y correcta higiene facial, ya que es la llave que activa el buen funcionamiento general de la piel.

Queremos dejarte algún consejo: no abuses de limpiadores agresivos o jabones, y cámbiate a una limpieza más suave y respetuosa con la piel, aguas micelares o emulsiones limpiadoras son un buen aliado en esta época.

En segundo lugar, buscaremos mantener una hidratación óptima que proteja la piel de la sequedad y sus consecuencias (envejecimiento prematuro y alteraciones), aportando un extra de nutrición (texturas en crema más ricas y untuosas) y aumentando la constancia en la aplicación (dos veces al día mejor que una).

1. Hidratar a diario y varias veces al día la piel. Esto es especialmente importante en aquellas personas que padecen algún tipo de dermatosis (dermatitis atópica, psoriasis…).

2. Evitar lavar excesivamente las manos.

3. No utilizar productos agresivos para el lavado de cara y cuerpo. Escoger productos suaves y testados dermatológicamente.

4. Evitar ducharse con agua muy caliente o muy fría. Lo ideal es el agua tibia.

5. Hidratar los labios y protegerlos de la luz ultravioleta.

6. No olvidar las gafas de sol y la protección solar diaria también en invierno, especialmente en zonas donde haya nieve, ya que ésta refleja el 80% de la radiación solar.

7. Usar guantes y prendas de abrigo.

8. Huir de los cambios bruscos de temperatura, ya que esto aumenta la posibilidad de aparición de capilares dilatados (telangiectasias o arañas vasculares) en la cara (especialmente mejillas).

9. Cuidar la alimentación. Aumentar el consumo de vitamina C y antioxidantes. No olvidar beber entre 1,5-2 litros de agua al día.

10. Evitar el tabaco y el alcohol, ya que repercuten de forma negativa en la salud de nuestra piel, generando radicales libres. Además, el alcohol empeora la dilatación capilar facial.

¡Ah! Y no olvides pedir consejo y asesoramiento en tu farmacia de confianza. Hay decenas de productos para que durante el invierno tu piel luzca sana y luminosa.