Home / Consejos / La importancia del autocuidado

La importancia del autocuidado

De manera recurrente nos sumergimos en la rutina del trabajo, las tareas del hogar, las exigencias del día a día, conectamos el “piloto automático” para llegar a todo, pero nos olvidamos de lo más importante, que nuestro cuerpo y mente necesitan también cuidados si queremos mantenernos saludables. Para ello, necesitamos dedicarnos a nosotros mismos tiempo de calidad, en el que la prioridad seamos nosotros y nuestro bienestar.

6 claves para cuidarte

El autocuidado pasa por tener hábitos saludables de vida, tales como:

  • Hacer deporte regularmente. Ahora que empezamos a poder salir a hacer deporte al aire libre, es recomendable retomar la rutina diaria progresivamente y protegiéndonos del calor y de los rayos del sol.
  • Llevar una alimentación variada y equilibrada. Además, después de pasar tiempo sin salir de casa, es recomendable revisar si necesitamos suplementarnos con algunos complementos alimenticios o vitaminas, como la D, que suele ser de las más afectadas al reducir la exposición diaria al sol.
  • Respetar los tiempos de descanso y dormir las horas necesarias en un horario fijo, que permita a nuestro cuerpo adaptarse a una rutina diaria de actividad y descanso. Esto favorecerá que podamos conciliar el sueño sin problemas y que éste sea de mejor calidad.
  • Muy importante en estos momentos es continuar poniendo atención en la higiene de manos siempre que salgamos de casa, evitando llevar las manos a la cara. Igualmente importante es mantener la higiene bucal para tener una boca y dientes sanos.
  • Tomarnos tiempo para nosotros mismos y para realizar actividades que nos aportan bienestar y relajación: leer un libro, hacer manualidades, realizar recetas de cocina creativa, pintar o ¡cualquier otra que te guste hacer!  
  • Atender a nuestro físico. Sentirnos bien con nosotros mismos pasa por cuidar nuestra apariencia física. Especialmente importante es no descuidar nuestra piel, una de las principales barreras de defensa con las que contamos en nuestro cuerpo, hidratándola y aportándole aquellos nutrientes que sabemos que la benefician y refuerzan la barrera lipídica protectora.

Ser consecuentes con nuestro propio estilo y encargarnos del autocuidado de nuestro cuerpo, supone que al mirarnos al espejo nos sintamos mejor con nosotros mismos y con la imagen que éste nos devuelve.

¿Y qué hay de los más pequeños?

Ellos necesitan que seamos una guía y un referente en el que poder fijarse para que aprender a quererse y cuidarse como merecen. Para ello, tenemos que intentar que mantengan también unos hábitos de vida saludables:

  • Seguir rutinas y horarios que les permitan conocer los tiempos reservados a cada una de las actividades del día.
  • Hacerles partícipes de la importancia de seguir una alimentación saludable, involucrándolos en la elección del menú y la elaboración de los platos
  • Animarlos a hacer actividades deportivas que les diviertan y entretengan. Con la subida de las temperaturas, si salimos es importante que lleven una botella de agua para mantenerles hidratados, protector solar y una gorra para cubrir la cabeza del exceso de sol.
  • Compartir tiempo de calidad con ellos, en el que les dediquemos toda nuestra atención y estrechemos más el lazo que nos une. ¡Estarán encantados de les prestes atención y aproveches para darles cariño, valores sus cualidades y los animes a seguir potenciándolas!