Home / Bienestar / La importancia de conocer y saber gestionar nuestras emociones

La importancia de conocer y saber gestionar nuestras emociones

Se puede definir emoción como un sentimiento intenso que sobreviene tras un evento desencadenante y que trae consigo sentimientos subjetivos, expresivos y fisiológicos. Éste puede ser una vivencia, una idea o un recuerdo, que generalmente está ligado a alguna interacción con personas con las que nos relacionamos.

Las emociones básicas son la alegría, la tristeza, la sorpresa, el enfado, el miedo y el asco. Son universales, es decir, las expresamos todos de la misma forma, pese a que seamos de diferentes culturas. Lo que sí que depende de cada uno es cómo gestionarlas.

¿Por qué son importantes las emociones?

Las emociones nos permiten adaptarnos a la realidad que vivimos:

  • La alegría nos permite incrementar la afiliación con las personas que nos rodean.
  • La tristeza incrementa nuestra cohesión social y nos ayuda a reintegrarnos con los demás.
  • La sorpresa nos hace estar más atentos ante situaciones nuevas.
  • El enfado nos ayuda a defendernos ante conductas propias o de otras personas que no deseamos que se repitan.
  • El miedo nos protege ante una situación que sentimos como amenazante.
  • El asco nos causa rechazo, haciendo que evitemos aquello indeseable.

Es normal y saludable sentirlas, pero también es necesario saber cómo gestionarlas, conociéndonos y logrando cierto dominio sobre ellas, que nos permita ser más felices y tener mayor sensación de control interior.

¿Cómo puedo aprender a gestionar mis emociones?

La gestión de las emociones está muy ligada a los pensamientos y las acciones que llevamos a cabo de forma recurrente en nuestra vida. Al igual que conocernos y comprendernos a nosotros mismos, saber cómo manejar nuestras emociones es un aprendizaje que se lleva a cabo a lo largo de toda una vida. Si quieres comenzar a practicarlo, te damos unos consejos:

  • Permítete sentir y expresarte, con respeto y confianza, con las personas más cercanas a ti. Te reconfortará y hará que estreches lazos con ellas.
  • Trata de identificar las emociones que te abordan. El ser consciente te dará mayor control sobre ellas.
  • No trates de evitar las emociones negativas. Es necesario vivirlas, puesto que de ellas también puedes sacar un aprendizaje.
  • Saca tiempo para relajarte, cuidarte física y mentalmente y hacer cosas que te gusten y te aporten motivación y felicidad.