Home / Consejos / El sol: mitos y consejos para estar bien protegido

El sol: mitos y consejos para estar bien protegido

Llega el calor y el buen tiempo, y con ello nuestro afán de coger color. Aunque cada vez somos más conscientes del peligro que conlleva tomar el sol de forma inadecuada, aún sigue habiendo una tendencia de lucir el mejor bronceado. Pero…  ¿sabemos realmente cómo debemos tomar el sol? ¿O si todo aquello que creemos conocer sobre cómo broncearse es real?

Conoce los mitos de la protección solar

Tomar el sol de manera inadecuada conlleva grandes riesgos. Por lo tanto, es fundamental conocer bien los mitos sobre la exposición y sus efectos.

  • Es verdad que tomar el sol es bueno para la salud, pero las actividades que realizas en tu día a día ya aportan la vitamina D necesaria para tu organismo.
  • Nunca debes dejar de aplicarte protección solar, aunque tengas cierto nivel de bronceado. Estar moreno no te protege de los rayos ultravioleta.
  • Llevar protección no te exenta del límite de tiempo o de evitar hacerlo durante las horas centrales del día.
  • No te quemas únicamente cuando sientes calor. Éste no es indicativo de que te estés quemando o no. La radiación ultravioleta no se siente porque es absorbida por las capas externas de la piel. Esa sensación de calor viene dada por los rayos infrarrojos.
  • No importa que estés dentro del agua, a la sombra o que esté nublado, deberás protégete igual.
  • Cuanto más alto estés, más fácil es que te quemes, pues la distancia hacia el sol es menor.
  • Nuestra piel tiene memoria, y los efectos sobre ella se acumulan día tras día.

10 consejos para tomar bien el sol

Para poder disfrutar del sol, y que no se convierta en un problema, te recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos:

  1. Utiliza una crema especial para tu edad: la piel de un niño tiene distintas necesidades a las de una persona adulta.
  2. Elige el factor de protección solar adecuado: deberás de tener en cuenta si eres de piel clara y/o con lunares, ya que estas pieles son más sensibles al sol.
  3. Aplica protector solar cada dos horas. Ten en cuenta que si sales a hacer deporte al aire libre, también deberás hacerlo.
  4. No todas las horas del día afectan por igual: evita la exposición entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde.
  5. Si quieres proteger tu nariz y orejas, y evitar posibles insolaciones, ponte un sombrero o gorra.
  6. No utilices el mismo protector solar para la cara que para el cuerpo, pues necesitan un cuidado distinto.
  7. Después de cada exposición, debes hidratar la piel con cremas aftersun para seguir protegiéndola, y beber líquidos en abundancia.
  8. Si tomas algún medicamento fotosensible evita exponerte directamente al sol.
  9. No utilices lámparas o camas solares para un bronceado artificial, pues producen efectos irreversibles en la piel.
  10. Utiliza gafas de sol homologadas, pues los ojos también necesitan una protección adecuada para esa radiación.

Ahora que conoces algunos mitos y los consejos para tomar el sol, solo te queda disfrutar del verano y del buen tiempo sin arriesgar tu salud.