Home / Consejos / CONSEJOS PARA PRACTICAR DEPORTE EN VERANO

CONSEJOS PARA PRACTICAR DEPORTE EN VERANO

Cuando nuestro cuerpo se acostumbra a determinadas rutinas, nos resulta complicado modificarlas, sin embargo en algunas épocas del año es imprescindible hacerlo, como es el caso del verano y de la práctica deportiva. Esto evidentemente es debido a las altas temperaturas, ya que nos veremos obligados a llevar a cabo una serie de modificaciones en nuestro día a día, en este artículo trataremos de ver algunos de los aspectos más destacados.

En un primer momento, puede resultar atractiva la práctica deportiva en la playa o parques, sin embargo debemos tener en cuenta que el calor puede representar un verdadero problema, y que por lo tanto deberemos tomar diversas precauciones al respecto. Lo primero que debemos tener en cuenta es el momento del día que elegiremos para practicar nuestro deporte favorito, en este caso nos decantaremos por la primera hora de la mañana o el final del día, cuando las temperaturas son más suaves y menos agresivas.

En caso de practicar los deportes a pleno sol, optaremos por ropas amplias y de fácil transpiración, así como elementos que puedan protegernos de él, como gorras, gafas de sol o cremas de protección solar. En el caso de niños o personas de edad avanzada, no se recomendará la práctica de deporte exterior con altas temperaturas, al ser más propensas a poder recibir un golpe de calor.

Uno de los aspectos más evidentes pero no por ello menos reseñable, es la necesidad constante de hidratación, si la práctica de deporte habitualmente ya provoca pérdida de líquido, en verano eso se ve multiplicado, al ser mayor la temperatura corporal, y por tanto la transpiración del cuerpo. Debemos beber agua sin necesidad de esperar a tener sed, intentando además que no esté a temperaturas excesivamente bajas para evitar problemas digestivos.

Si realizamos grandes esfuerzos en épocas de altas temperaturas, nuestro cuerpo puede verse resentido de diferentes maneras, calambres, fatiga muscular, y los habituales golpes de calor, para evitar estos problemas, debemos mantener una adecuada hidratación y no provocar cambios bruscos de temperatura, es decir, ir aclimatando paulatinamente el esfuerzo a las temperaturas.

Pero no solamente la hidratación es importante de cara a la práctica deportiva en verano, los estiramientos y el descanso en zonas más frescas son también muy recomendables para evitar sufrir contratiempos en forma de problemas musculares o respiratorios.