Home / Bienestar / ¿Conoces la importancia que tiene la calidad del sueño en tu salud?

¿Conoces la importancia que tiene la calidad del sueño en tu salud?

El sueño es una necesidad biológica imprescindible, que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento, por lo que es importante reflexionar sobre si las horas de sueño diarias son las adecuadas, así como si tenemos un descanso reparador o nos sentimos cansados, pese a acabar de levantarnos.

¿Qué efectos tiene sobre el organismo la calidad del sueño?

  • Actúa sobre la regulación hormonal.
  • Favorece la recuperación física y mental.
  • Ayuda a consolidar la memoria.
  • Afecta a la actividad y la proliferación de células inmunitarias, así como a otros parámetros inmunitarios que ayudan a defender el organismo frente a virus y enfermedades.

Para descansar adecuadamente es necesario dormir unas 8 horas y cuidar la calidad del sueño durante ese periodo.

¿Cómo medir la calidad del sueño?

Una de las formas de hacerlo es realizar un pequeño cuestionario llamado “escala SATED” propuesto por el Instituto Nacional de Salud Americano. Para ello, solamente es necesario responder a las siguientes preguntas:                                                    

¿Estás satisfecho con la calidad de tu sueño?     

0  (nunca)      1 (a veces)    2 (siempre)

¿Puedes mantenerte alerta y sin sueño durante el día?

0  (nunca)      1 (a veces)    2 (siempre)

¿Estás dormido entre las 2 y las 4 am?

0  (nunca)      1 (a veces)    2 (siempre)

¿Duermes entre 6 y 8 horas al día?

0  (nunca)      1 (a veces)    2 (siempre)

A mayor sumatorio, mejor calidad del sueño.

No consigo descansar bien, ¿qué puedo hacer?

En la calidad del sueño influyen numerosos factores: la situación emocional, existencia de patologías, las condiciones del espacio, una alimentación inadecuada, insuficiente ejercicio físico, entre otros. Te animamos a que repases todos aquellos aspectos que pueden ser importantes en tu caso.

Como indicaciones generales, para fomentar un descanso adecuado, se debe tener en cuenta:

  • Regular las horas de sueño, manteniendo un horario para acostarse y levantarse.
  • Dormir unas 8 horas al día. Cada persona puede tener unas necesidades diferentes dependiendo de sus características o edad, por lo que el número de horas puede variar ligeramente.
  • Si se duerme siesta, tratar de no superar los 20-30 minutos de sueño.
  • Se recomienda cenar, mínimo, 2 horas antes de dormir, evitando comidas copiosas, de difícil digestión o estimulantes.
  • Se recomienda practicar diariamente ejercicio, evitando realizar deporte intenso u otra actividad que pueda incrementar el nivel de activación 2 horas antes de ir a la cama.
  • En situaciones de estrés, se pueden tomar complementos nutricionales a base de valeriana, melatonina, pasiflora u otras sustancias naturales, que puedan ayudarnos temporalmente a conciliar el sueño y mantenerlo durante mayor espacio de tiempo.

Si, a pesar de estos consejos, no consigues mejorar la conciliación o el mantenimiento del sueño, te recomendamos contactar con tu médico para que éste valore cuáles pueden ser los motivos que den lugar al problema.