Home / Promos / ¿Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias más habituales?
en Promos

¿Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias más habituales?

Aunque las intoxicaciones alimentarias están en el foco de atención los últimos días tras el caso dela carne mechada de Andalucía, lo cierto es que en Europa se producen cada año alrededor de 40.000 casos de intoxicación alimentaria de los cuales 3.300 derivan en hospitalizaciones, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Estas intoxicaciones se producen por el consumo de alimentos en mal estado o cuando han sido manipulados de manera incorrecta.

4 bacterias que producen las intoxicaciones alimentarias más comunes

En la mayoría de las ocasiones el alimento está contaminado por una bacteria. A continuación, identificamos las más habituales:

Norovirus

Es la infección alimentaria más común y causante de gastroenteritis, que produce la inflamación del estómago y los intestinos.

Se transmite rápidamente de persona a persona en lugares cerrados y puede ser la causa principal de gastroenteritis adquirida en restaurantes si los alimentos están contaminados.

Entre los alimentos que más frecuentemente sufren norovirus se incluyen las verduras de hojas verdes, frutas frescas y moluscos vivos.

No obstante, cualquier alimento que se sirva crudo o que se manipule inadecuadamente tras ser cocinado puede contaminarse.

Salmonella

Se trata de una bacteria que se origina en los intestinos de los animales, fundamentalmente en las aves y porcinos.

Tiene una presencia muy elevada y es muy resistente, la mayoría de las intoxicaciones alimentarias en humanos son causadas por alimentos contaminados como las carnes crudas o insuficientemente cocinadas.

Listeriosis

Es la causante de las infecciones alimentarias más violentas, con una tasa de mortalidad superior al 20%.

La causa más frecuente de transmisión es la ingesta de alimentos crudos como carnes crudas o verduras, así como en los alimentos procesados que se contaminan después de su transformación, como los quesos blandos o las carnes frías.

E-coli

Es una bacteria que se encuentra normalmente en el intestino del ser humano y de los animales de sangre caliente.

Se transmite principalmente por el consumo de alimentos contaminados, como productos de carne picada cruda o poco cocida y leche cruda.

La contaminación fecal del agua y de otros alimentos, así como la contaminación cruzada durante la preparación de estos (con carne, superficies o utensilios de cocina contaminados), también puede ser causa de infección.

3 consejos básicos para prevenir una intoxicación alimentaria

Los alimentos contaminados no son fáciles de identificar, suelen tener un aspecto, olor y sabor como de costumbre.

Por tanto, para evitar las intoxicaciones alimentarias lo mejor es seguir una serie de recomendaciones diarias:

  • Mantener el congelador a -18ºC, la nevera a 4ºC y descongelar siempre los alimentos en el frigorífico para mantener la cadena de frío de los alimentos.
  • Cocinar bien la carne (por encima de 70 grados).
  • Es importante lavarse bien las manos antes de manipular cualquier alimento, lavar la fruta y la verdura y disponer de un espacio limpio para evitar la contaminación cruzada que ocurre cuando los productos cocidos entran en contacto con los crudos o contaminados (como las tablas para cortar).

Te interesa:
Tener una alimentación saludable es posible


¿Qué hacer si sufres una intoxicación alimentaria?

Los síntomas más comunes de una intoxicación alimentaria son náuseas, vómitos, diarreas, fuertes dolores abdominales, escalofríos, sensación de cansancio y, en ocasiones, dolor de cabeza y fiebre.

Los grupos de riesgo, como embarazadas, niños, ancianos y personas con sistemas inmunitarios débiles deben acudir al médico porque podrían necesitar tratamiento antimicrobiano.

Para el resto de la población, una intoxicación se puede tratar en el hogar y la mayoría de los casos se resuelven en un plazo de tres a cinco días.

Es crucial beber abundante líquido para evitar la deshidratación y descansar lo suficiente para recuperarse.

Algunos medicamentos de venta libre pueden ayudar a controlar la diarrea y suprimir las náuseas.

Sin embargo, debe consultar con su médico antes de usar estos medicamentos, ya que el cuerpo utiliza el vómito y la diarrea para eliminar la intoxicación del organismo y el uso de estos medicamentos podría enmascarar la gravedad y retrasar la búsqueda de un tratamiento específico.

En definitiva, en contra de lo que se podría pensar, se producen más intoxicaciones alimentarias dentro de casa que fuera, por lo que está en nuestra mano, siguiendo estos consejos, poder evitarlo.