Home / Consejos / Batch cooking el método para cocinar con planificación

Batch cooking el método para cocinar con planificación

¿Cuántas veces nos hemos visto sin tiempo en nuestro día a día? Parece que las horas vuelan y acabamos sin poder dedicarle un rato a rutinas verdaderamente importantes, como la planificación y elaboración de comidas diarias, ¿verdad?

Sí, las famosas “cinco comidas diarias”. Nuestra forma de alimentarnos es determinante para llenarnos de energía. ¿Y si tuviéramos un plan estratégico? Algo que nos ayude a cocinar en poco tiempo y, del mismo modo, continuar disfrutando del resto de los quehaceres diarios. 

Quizás te estés preguntando si esto es posible. ¡Pues sí, lo es! Gracias al Batch Cooking vas a poder disfrutar tanto de preparar tus comidas, como de saborearlas, dedicando solamente dos horas a la semana a su preparación. Así, de esta manera, tendrás más tiempo para el resto de las actividades: salir a pasear, ir de excursión, trabajar, estar en familia o amigos, etc. 

¿Qué es el batch cooking? Te lo explicamos

El batch cooking es un método de organización para todas las personas que quieren comer platos saludables, pero cuentan con poco tiempo. Una forma ordenada de dar paso a todas esas recetas que se nos complican por su preparación en el día a día. ¿Eres de este equipo? ¡Genial! ¡Te lo solucionamos! 

Gracias a este sistema gozarás de la tranquilidad de tener preparada una comida nutritiva, sana y llena de ingredientes deliciosos cada día. ¿Recetas ricas llenas de sabor? ¡Marchando! Porque tener una alimentación saludable es sinónimo de diversión. ¡No tiene por qué ser aburrido! Ahora que conoces de qué se trata, vamos a descubrirlo.

¿Queremos crear un hábito y no sabemos cómo? Para eso existe este método. Cocinar un menú para toda la semana en pocas horas es sencillo. 

Generalmente, las personas que lo realizan (cada vez son más por su practicidad) dedican algunas horas del domingo o el fin de semana a crear una serie de preparaciones. De esta forma, a lo largo de la semana tan solo tendrás que calentar tus comidas y ¡listo! A comer.

Además, es ideal para llevar un cierto control en tus ingestas a la hora de combatir la obesidad y el sobrepeso, si padeces de ello. Te recomendamos este post donde hablamos sobre el momento ideal de combatir esta enfermedad.

Te interesa: 

El momento ideal para empezar a combatir la obesidad y el sobrepeso.

Hablemos de alimentos

En cuanto a la combinación de nutrientes, nos decantamos por aquellos que cubran nuestras necesidades básicas. 

Según la pirámide de los alimentos, el consumo de los hidratos de carbono es básico para poder obtener energía, siempre acompañado de frutas y verduras. Además, deberíamos añadir proteínas saludables como lácteos, pescados, carnes, huevos, legumbres, etc.

¿Platos elaborados?

Lo principal de este procedimiento es hallar una forma de comer sencilla y nutritiva. Por tanto, descartamos preparaciones muy complejas. ¡Ojo! Sin perder el sabor y aporte de nutrientes. ¿Quieres saber cómo? Acudiendo a recetas prácticas y de fácil elaboración, y promoviendo el uso de alimentos que podemos utilizar para crear diversos platos. ¡Dale vida a tu imaginación!

Si escogemos las legumbres, por ejemplo, podríamos optar por garbanzos, judías o lentejas, e incluirlas en guisos o ensaladas o, ¿por qué no?, hamburguesas. Para platos principales contamos con las verduras de temporada, llegando a hacer desde cremas a platillos al horno.

Para la opción de desayunos encontramos la granola, yogures vegetales y panes de todo tipo, textura y sabor, ¡incluso de zanahoria!

Planificación semanal.

Lo primero de todo es organizarnos. ¿Qué tenemos pensador comer en la semana? ¿Qué productos tenemos en nuestra despensa que podemos reutilizar? Una vez contestadas estas preguntas, realizaremos una lista de la compra con los productos que necesitamos para nuestro menú semanal.

Saca a tu chef interno

Sí, aunque no lo creas, todos llevamos uno dentro. ¡Es hora de sacarlo! 

Descuida, el Batch Cooking te lo pone fácil. Comencemos por cocinar las legumbres y cereales. Seguidamente pasamos al horno. Un truco es utilizar dos bandejas al mismo tiempo. En ellas meteremos verduras, panes, galletas caseras, etc., dependiendo de aquello que necesite un toque de horno en tus recetas de esta semana. 

Mientras lo dejamos cocinando, pasamos al fuego. Sí, ese que tanta guerra nos da cuando estamos cocinando, pero esta vez sin calentamientos de cabeza. Con fogones o vitro prendida, damos paso a sofritos y/o verduras al vapor, por ejemplo. Una vez listo, las preparaciones frías serán nuestras aliadas; entre ellas la chía para un pudding mañanero o porridge de avena. 

Menú batch cooking vegetariano.

Si eres vegetariano, te presentamos una serie de ideas para tu planificación semanal para sacarle el mayor rendimiento a tus comidas.

  • Prioriza verduras de temporada. Preparadas al horno puede ser una gran opción.
  • Caldo o crema de verduras apto para las cenas.
  • Salsa de tomate casera puede ser un gran complemento para tus comidas.
  • Intenta variar cada semana tus legumbres: alubias rojas, garbanzos, lentejas, etc.

Y, ¿cómo lo conservamos? 

Seguro que tienes envases herméticos de cristal por casa. ¡Úsalos! Es la mejor opción para estos casos. Tuppers para envasar al vacío son ideales para alimentos delicados de conservar.

La duración de los alimentos 

La carne tiene un tiempo estimado de conservación en frío después del cocinado de entre tres a cuatro días, al igual que el pescado, cereales y guisos o sopas. 

Para las legumbres, su duración oscila entre tres a cinco días, como el caso de las verduras cocinadas. Las salsas cuatro y los huevos cocidos seis o siete días. 

Si eres amante del pan, descuida, tienes toda la semana para consumirlo; repártelo como quieras. ¡Se conserva hasta siete días si se protege adecuadamente!

La temperatura de la nevera ralentiza el crecimiento de microorganismos y la degradación por parte de las enzimas. Por otro parte, la congelación prolonga los tiempos de conservación ralentizando aun mas estos procesos. El efecto negativo es que este proceso provoca un cambio un cambio en la textura de algunos alimentos y la desnaturalización de algunas proteínas y la perdida de alguna de estas. 

Por esto y mucho más el batch cooking puede ser un gran aliado en tu alimentación.