Home / Bienestar / ARRANCA EL AÑO SIN LIMITACIONES

ARRANCA EL AÑO SIN LIMITACIONES

Por lo general, el ser humano tiende a tirar la toalla muy fácilmente. Es habitual que a lo largo de nuestra vida vayamos dejando sueños por el camino porque no nos sentimos capaces de conseguirlos. Con frecuencia tendemos más a menospreciar nuestras propias posibilidades que a confiar en ellas.

Durante la infancia nos vemos obligados a superar retos; pero lo hacemos como algo normal sin que lo sintamos como un esfuerzo: ponernos en pie, aprender a hablar o montar en bicicleta, son algunos ejemplos.

¿Por qué era más sencillo cuando éramos niños? Simplemente porque nunca nos planteamos que no íbamos a poder, teníamos una meta y solo era cuestión de tiempo conseguirla. Entonces, ¿qué ocurre cuando nos hacemos mayores?. La presión social y la inercia del día a día nos hacen perder el valor de plantearnos nuevas metas. Cada vez se hace más sencillo encontrar motivos para rendirnos: el qué dirán, la falta de tiempo, el esfuerzo que supone… Son muchos los pensamientos que refuerzan la idea de que no podemos.

Entonces aparece la frustración de sentirnos atrapados por la rutina del día a día. La buena noticia es que esa sensación es solo una percepción equivocada. Todos podemos cambiar nuestra vida, en mayor o menor medida. No es necesario hacer grandes cambios para recuperar la ilusión de poder conseguir nuevas metas que nos hagan felices: pintar, apuntarse a un club de lectura, comenzar a practicar un deporte, iniciar unos estudios, ¡todo lo que puedas imaginar!

Tan solo 30 minutos a la semana son suficientes para comenzar. Encontrar ese rato sería un punto de partida estupendo que poco a poco se irá convirtiendo en un poco más. Si lo que te frena es el qué dirán, ten en cuenta que las personas que realmente te quieren te van a apoyar de manera incondicional y estarán felices de verte cumplir tus sueños.

Y si el problema es que no te sientes capaz, ¡desecha ese pensamiento!. Aunque parece complicado, si realmente pones intención y trabajas día a día, puedes conseguir cambiar la forma en la que te percibes a ti mismo y comenzar a poner atención a tus fortalezas, que siempre son muchas más que las debilidades. Comienza por pequeñas metas así, cuando las logres, tu confianza irá aumentando y podrás plantarte otras mayores.

En última instancia, aunque no lograses el objetivo de la meta propuesta, debes estar orgulloso de haberlo intentado y disfrutado durante el proceso. Porque lo que nos ilusiona y nos hace felices siempre merece la pena.

¡No hay límites reales, todo está en tu cabeza! Desecha los pensamientos limitantes y las excusas, rompe barreras y ten el coraje de comenzar a luchar por tus sueños, verás cómo te cambia la vida. ¡No te arrepentirás!.