Home / Consejos / VUELTA A LA RUTINA TRAS EL VERANO

VUELTA A LA RUTINA TRAS EL VERANO

¡Se acabó el verano! Es el momento de volver a la rutina y realizar una valoración de lo que han supuesto las vacaciones: experiencias vividas, recuerdos inolvidables, personas encontradas, lugares increíbles y momentos de relax.

En vacaciones, tras todo el sufrimiento experimenta- do en los meses previos para llegar a la playa con el cuerpo que tanto costó conseguir, nos relajamos al sol, disfrutamos de los aperitivos con la familia en el chiringuito, nos refrescamos a la orilla del mar con amigos y decimos adiós a las rutinas, descanso y deporte para dar paso a los planes improvisados. Y como recompensa volvemos felices, relajados y con más energía positiva que nunca. Pero toda acción tiene una reacción y en este caso no iba a ser menos. ¡Toca recuperarse de los excesos!

Por eso te damos unos consejos para mimar tu piel y recuperar esa vitalidad de la que siempre presumes:

  1.  Lo más importante. Todo un verano exponiendo tu piel al sol puede generar problemas aunque nos hayamos aplicado protección. El tiempo de exposición al sol, la frecuencia con la que caminamos descalzos, el sudor que gene- ramos por las altas temperaturas y el ejercicio físico son tres razones que pueden agravar o desencadenar los problemas en la piel. Esos factores se pueden manifestar en sequedad, descamación y manchas tipo peca o lentigo, producidas directamente por el sol en nuestra piel. Revisa todo tu cuerpo para detectar cualquier mancha o lunar que haya cambiado de forma o color, y en ese caso acude rápidamente al dermatólogo con el n de detectar precozmente cualquier posible problema de gravedad.
  2. Mantente saludable. Retomar los hábitos de alimentación saludable, establecer una rutina deportiva, intentar dormir entre seis y ocho horas al día y evitar el alcohol o el tabaco son las reglas básicas de este proceso.
  3. Nutre tu piel. Es importante que hidratemos la piel del cuerpo y rostro con un producto que nutra intensamente las capas más profundas de la piel. Este paso es fundamental para conseguir recuperarla y devolverle la luminosidad y suavidad previas a las vacaciones.
  4. Evita las exfoliaciones y prescinde de cosméticos que tengan ácidos entre sus componentes.
  5. Hidrátate desde el interior. Bebe una buena cantidad de agua al día, al menos dos litros, para mantener la hidratación también desde dentro. Si no lo hacemos, ¡ninguna crema conseguirá los resultados esperados!
  6. Tratamientos para el envejecimiento cutáneo. Tras el verano es un buen momento para iniciar un tratamiento láser o peeling para eliminar man- chas o frenar el envejecimiento de la piel. Desde la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología) los recomiendan una vez que haya desaparecido el bronceado veraniego.

¡Feliz vuelta a la rutina!