Home / Bienestar / Tu piel también necesita dormir.

Tu piel también necesita dormir.

Estar bien por las mañanas depende de muchos factores, no solo tiene que ver con estar más o menos horas en la cama, ya que seguro que no es la primera vez que después de pasar más de las ocho horas recomendadas de sueño, nos hemos levantado y seguimos cansados. Siguiendo unas simples pautas podemos despertarnos con las pilas cargadas.

Es importante que no nos acostemos justo después de haber realizado deporte, ya que por muy cansados que terminemos llegaremos alterados y nos costará conciliar el sueño; algo parecido nos ocurrirá si una hora antes de acostarnos hemos estado viendo la televisión o utilizado el portátil, por la estimulación sensorial.

Si nos marcamos un horario de sueño, o lo que es lo mismo, nos acostamos y levantamos siempre a la misma hora, descansaremos mucho mejor. Es muy importante no retrasar el despertador una vez que suene por la mañana, ya que estamos perdiendo horas de descanso por ganar horas de sueño fragmentado, y este último hará que nos despertemos con sensación de no haber dormido bien. Otra ayuda para dejar de remolonear en la cama es dejar que la luz entre en la habitación, ya que los rayos del sol hacen que nuestro cuerpo se active.

Una vez hemos conseguido salir de la cama, son muchos los que lo primero que piensan, es en darse una ducha caliente para despejarse. No es la solución, puesto que después, nuestro cuerpo sufre una caída brusca de temperatura muy similar a la que experimentamos cuando nos dormimos, por lo que terminar nuestra ducha con agua fría nos dará el empujón que necesitamos, sé que parece una locura y, puede que hasta el vecino escuche nuestros gritos, pero el contraste de temperatura hace que se active nuestro ritmo cardiaco y con ello todo nuestro cuerpo.

Es imprescindible tomar un buen desayuno todas las mañanas, no nos meteremos en si es mejor tomar una taza de café, zumo, té o unos huevos con jamón, ya que no somos nutricionistas. Pero sí podemos asegurar que sin esta fuente de alimento las mañanas se hacen más cuesta arriba.

Todos estos consejos harán que te levantes con las pilas totalmente cargadas, pero podemos estar radiantes, y a todos nos gusta que nos digan ¡qué buena cara tienes esta mañana!. Para que esto ocurra, debemos utilizar un buen desmaquillante, de esta forma nuestra piel se queda limpia antes de irnos a la cama. Mientras dormimos podemos utilizar una buena crema de noche que ayudará a nuestra piel a descansar y recuperarse de los agentes externos con los que está en contacto a lo largo del día, porque no podemos olvidar que es una de las partes más expuestas de nuestro cuerpo. Hay distintas clases de piel, y no todas necesitan los mismos cuidados, pero todas necesitan estar cuidadas e hidratadas, más aun las pieles sensibles o muy secas, para las cuales recomendamos una hidratación especial.

Con todos estos consejos conseguiremos comenzar el día descansados y con buena cara.