Home / Salud / Qué hacer cuando sufres quemaduras en la piel

Qué hacer cuando sufres quemaduras en la piel

Más de una vez nos ha saltado aceite caliente o agua hirviendo en la piel y nos hemos quemado. Muchos son los métodos que hemos escuchado como echarnos detergente o lejía, también clara de huevo… Todos los casos son totalmente erróneos, ya que lo que provocan es irritar aún más la piel y retardar la cura durante más tiempo. ¿Cómo realizar un tratamiento correcto para las quemaduras? Primero diferenciaremos las diferentes tipos de quemaduras:

  1. Las más leves que se considera de primer grado.
  2. Las de segundo grado con aparición de ampollas en la piel.
  3. Las más graves son las de tercer grado.

Las primeras provocan enrojecimiento de la piel sin que aparezcan ampollas ni otra lesión visible, suelen doler bastante al rozar la piel y frecuentemente se producen con la exposición solar. Las de segundo grado son más profundas y además del enrojecimiento aparecen ampollas, son bastante dolorosas y suelen tardar mucho más en curarse. También aumenta el riesgo de que se produzcan infecciones. En cambio, las de tercer grado son las más profundas y llegan a afectar a todas las capas de la piel, en este caso el dolor empieza a desaparecer ya que se destruyen las fibras sensitivas y suele adoptar un color blanquecino, ya que también se destruyen los vasos sanguíneos. Son las quemaduras más graves necesitando en ocasiones injertos de piel. Una vez conocidas los tipos de quemaduras que podemos sufrir debemos saber cómo actuar. Si sigues estos sencillos pasos tu quemadura mejorará rápidamente y evitarás sufrir infecciones de cualquier tipo. Debes mantener la zona afectada bajo el grifo de agua fría durante unos minutos, además de aliviar el dolor ayudará a enfriar la zona y evitar que las quemaduras se extiendan más. Debes también curarlas con jabón para evitar que se infecte. Si las quemaduras son de tercer grado os recomendamos que inmediatamente acudáis al hospital para que valore la herida y pueda ser tratada por un especialista. Lo que nunca debes hacer, es echarte lejía, yodo, ni cualquier otra sustancia que reseque o irrite la piel. Consultad con vuestro médico en caso de ayuda. Para seguir curando la herida mientras cuidas la piel afectada, no olvides utilizar cremas de farmacia apropiadas y recomendadas para ello. Acude a tu farmacia F+ para más información.